Antigua Roma

Ahora ya sabemos por qué el hormigón en la Antigua Roma era mejor que el actual.

PANTEON

El Panteón de Agripa o Panteón de Roma

El Departamento de Energía estadounidense persigue la fórmula del hormigón que ayudó a levantar el Imperio Romano y sigue en pie 2000 años después

Al emperador Augusto se le atribuye la sentencia de que se encontró una Roma de ladrillo y dejó una de mármol, aunque muy bien podría haber dicho de hormigón. Su mano derecha, el célebre Marco Agripa, fue el encargado de usar este conglomerado mineral para apuntalar la capital del imperio, y muchas de sus obras siguen en pie: desde el Panteón hasta un eficaz sistema de acueductos levantados alrededor del año 20 a. C. y que hoy siguen enhiestos.

Sin ir más lejos, el agua de la Fontana di Trevi donde se bañaron Anita Ekberg y Marcello Mastroiani en La Dolce Vita es transportada desde las afueras de la capital por el Aqua Virgo, un acueducto por el que el agua ha fluido casi continuamente durante 20 siglos, hasta que los constructores de un parking lo dañaron en 2007.

Hay ejemplos por doquier de la resistencia del hormigón romano, pero son especialmente impresionantes en las construcciones costeras. El puerto antiguo de Cosa, en la Toscana, es probablemente el primer puerto romano conocido (siglo III a. C.) y algunos de sus rompeolas siguen en pie pese a los continuos embates de las olas.

Anuncios